0 elementos

Carrito

No hay productos en el carrito.

Agotado

Leche Condensada Sin Lactosa Nestle 397g

Qué es la leche condensada sin lactosa

La leche condensada no es más que leche, entera o desnatada, de la que se evapora parte del agua y se cocina con azúcar. La concentración de la leche y la caramelización del azúcar dan lugar a la textura y densidad tan características de la leche condensada. Como básicamente se evapora agua, la mayoría de los nutrientes de la leche permanecen, y con ellos la lactosa

SKU: 58165 Categorías: , , Etiqueta:

$990

Leche Condensada Sin Lactosa Nestle 397g

La intolerancia a la lactosa no es un hecho reciente, ha afectado a buena parte de la población desde hace muchos siglos. Pero fue con la generalización del consumo de lácteos en todo el mundo que aparecieron los primeros casos y se documentó médicamente.

La intolerancia a la lactosa se manifiesta con diferentes síntomas. Los más habituales son dolor abdominal y flatulencias así como vómitos, náuseas y diarrea que se desatan con el consumo de leche animal.

La mejor forma de combatir la intolerancia es dejar de tomar leche y algunos lácteos o bien recurrir a la leche y derivados sin lactosa. En la mayoría de casos más leves, el yogur sí se tolera ya que los fermentos lácteos procesan parte de la lactosa.

La base de la leche condensada deslactosada es precisamente leche sin lactosa. Pero, ¿cómo se obtiene esta leche? El método más habitual consiste en añadir lactasa a la leche para que descomponga la lactosa y así no tener problemas para digerirla. Es decir, hace el mismo trabajo del intestino fuera del cuerpo.

La mayor característica organoléptica que notamos en la leche sin lactosa es que es más dulce. Con la división de la lactosa en glucosa y galactosa su poder endulzante pasa de 22, en el caso de la lactosa, a 78 por la suma de los dos componentes.

Por otro lado, quizás te preguntes por qué la leche condensada sin lactosa es de un color algo más oscuro que la leche condensada normal. Cuanto más tiempo haya pasado desde la fabricación hasta el consumo, más oscuro será el color, mientras que recién fabricada apenas hay diferencia con la leche condensada con lactosa.

Pero los usos de la leche condensada, y por tanto también de la leche condensada sin lactosa, son muchos más. La leche condensada es una buena base, junto con los huevos y un poco más de leche, del flan tradicional. En muchos postres es posible sustituir la leche o nata y el azúcar por leche condensada, aportando así melosidad y dulzor.

Ahora es posible hacer dulce de leche sin lactosa de forma fácil y casera. El dulce de leche es una leche condensada aún más caramelizada, hasta que se convierte en un almíbar de leche. Para conseguirlo de la forma más fácil, ponemos una lata de leche condensada sin lactosa sin abrir y sin la etiqueta dentro de una olla. En la base de la olla es recomendable poner un paño para que no se mueva la lata.

Después cubrimos del todo la lata con agua y ponemos al fuego. Cuando hierva, bajamos el fuego, tapamos la olla y dejamos cocinar lentamente durante 2 horas. Pasado este tiempo, retiramos la lata, la dejamos enfriar a temperatura ambiente y al abrirla tendremos un fantástico dulce de leche sin lactosa.

Con la irrupción en el mercado de la leche y los lácteos sin lactosa, no hay postre o preparación prohibida para la mayoría de los afectados por la intolerancia a la lactosa. Aunque no hay que confundir la intolerancia a la lactosa con la alergia a la proteína de vaca. La proteína de vaca es otro componente de la leche que nada tiene que ver con la lactosa. Las leches deslactosadas continúan manteniendo las proteínas íntegras, por lo que no son aptas para los alérgicos a la leche.